Pronósticos

 

 

 
Alguna vez leí en un libro de divulgación científica que el principal objetivo del cerebro era la de predecir sucesos futuros. Aquella capacidad de ver los pedazos de un posillo que está a punto de caer, o el fruncimiento de cara, justo antes de recibir un golpe. La capacidad de predicción del cerebro, esta fundida en nuestros genes. en la medida que las especies podían detectar un peligro futuro y apartarse de él, podían tener una ventaja competitiva sobre los que no, que simplemente morían.

Pues bien, en la época moderna también nos las tenemos que ver con las predicciones del futuro, queramos o no. Lo venimos haciendo desde que tenemos memoria. En los libros de historia antigua se pueden ver los intentos que ha hecho el hombre por predecir su futuro; los astrólogos antiguos eran ejecutados por los reyes de turno, cuando erraban una predicción (pensándolo bien, deberíamos hacer lo mismo con los astrólogos modernos!), los brujos y chamanes hacían su parte también.

 

Es posible predecir el futuro? Sobre esto se ha escrito innumerables líneas, la mayoría de ellas vergonzosamente para la humanidad, son de naturaleza esotérica, pero en cuanto a la parte sería, en lo que tiene que ver con la ciencia, la opinión sobre este tema se dividió en dos posturas: el determinismo y la defensa de la esencia estocástica de la naturaleza. Pierre Laplace, fue el defensor más vehemente del determinismo; él opinaba que si conocíamos las fuerzas bajo las que se mueven las partículas y que si conocíamos la posición y la velocidad en un momento determinado seríamos capaces de predecir el estado del universo en cualquier momento futuro. Luego en los tempranos años del siglo pasado, cuando nació la mecánica cuántica se llegó a la conclusión que el universo tiene una componente de aleatoriedad que no nos podemos sacudir de encima: el principio de incertidumbre. Einstein, a propósito de esto dijo: "Dios no juega a los dados" a lo que el físico Bõhr  replicó: "Albert, no le puedes decir a Dios que puede o que no puede hacer".

Para poder predecir un fenómeno utilizando la ciencia, es necesario conocer la ley subyacente que sigue éste, cuales variables son decisivas dentro de su comportamiento, cuales son sus interrelaciones, etc. Algunos situaciones son relativamente fáciles de predecir, pues su comportamiento es fruto de unas pocas variables y la ley sobre la que se rige ha sido muy estudiada y comprobada, como lo son una gran gama de los fenómenos físicos: el movimiento de los planetas, la cinemática, la dinámica y la termodinámica.  Sin embargo hay otro tipo  de situaciones que no son fáciles de predecir, por que el número de variables que participan son muchas, las leyes que las rigen son inciertas y su comportamiento es caótico, es decir, un pequeño cambio en las condiciones iniciales del estudio, cambia completamente las predicciones: la metereología, la economía y en sí casi todas las áreas dónde participe las decisiones del hombre; por ejemplo las ventas.

En el mundo de los negocios, no hay tiempo para pensar en romanticismos: que  sí el principio de incertidumbre o que si la teoría del caos. En el mundo de los negocios hay que tomar decisiones bajo riesgo, tomando como base que en el futuro se presentará tal o cual situación.  Cada decisión de inversión tiene asociada una previsión sobre como se comportarán las ventas, el flujo de caja, etc, y si las cosas no se dan como se pronosticó .. bueno ya saben. En resumen, en el mundo de los negocios hay que trabajar bajo pronósticos; la forma o el método que escoja el ejecutivo es otra cosa. 

En cuanto a la elección del método, a pesar de todo, diré que el método más acertado de pronosticar sólo lo puede decir el destino, el resultado como tal. No se puede saber, por sofisticado o por simple que sea el método de predicción, si se estará más cerca o más lejos del valor real que el futuro traiga. De otra manera sería muy aburrido, no creen?  En este caso, sólo nos queda una cosa, aunque parezca muy contradictorio que yo lo diga, es a la vez realista. Sólo nos queda la fe.

Hay que ser realistas: en cuestiones de ciencia también interviene la fe. De una forma diferente, con unas características totalmente racionales, pero no deja de ser eso. Por supuesto que hay una fe diferente al poner su salud en manos de un medico especialista que se ha pasado por años estudiando y es soportado por una columna de antecesores que también lo hicieron, a poner su salud en manos de digamos el brujo de la esquina.
 Entonces el ejecutivo se enfrentará a la decisión de utilizar un modelo mental basado en la experiencia, (es decir a las relaciones de causa-efecto que se tejen en el subconsciente y que son totalmente respetables, es aquello que llamamos: intuición. El llegar a la respuesta correcta, con pocos datos) o el de escoger un modelo cuantitativo.
Este apartado de mi Website se refiere a lo segundo, a los modelos cuantitativos de predicción. No quería comenzar sin antes aclarar lo que pienso sobre esto y que usted acaba de leer.

 

 

Métodos de Pronósticos:


Métodos Cualitativos:

 

Se refieren a métodos por intuición de los ejecutivos, dónde interviene la experiencia. Son muy subjetivos, pero cuando no hay datos históricos o datos para hacer analogías, no queda más remedio que usar ésta forma de pronosticar.  Se refiere básicamente a conjeturas sobre el futuro formuladas por un individuo o por un grupo de personas.

 

 

Series de Tiempo:

 

 

Se basan en el precepto que el resultado del fenómeno que se desea pronosticar esta fuertemente correlacionado con el tiempo: con las semanas, los meses o los días.  Para esto se utiliza una función que tiene un componente de nivel, es decir, un valor base, una componente de tendencia que no es más que una recta que indica el nivel promedio de crecimiento o  de decrecimiento afectada por el tiempo, unos factores estacionales que hacen variar la función por encima o por debajo de la línea de tendencia: por ejemplo en diciembre, en mayo y en junio los valores de ventas tienen una mayor participación por coincidir con la navidad, el mes de la madre y el del padre, mientras que otros meses tienen menores ventas. Y adicionalmente se puede introducir un componente de ciclo, que es como un componente estacional sólo que de mayor amplitud en el tiempo.


Las series de tiempo trabajan como una caja negra, en la que la multitud de variables que afectan determinada situación son reemplazadas en una fórmula genérica que trata de representarlo en función del tiempo. Las series de tiempo, no son mis preferidas, por trabajar precisamente como una caja negra, pero debo aceptar que son las que más he utilizado y creo yo, sin poder estar totalmente seguro, que son las más utilizadas en el mundo. Tienen como ventaja que son muy sencillas de aplicar y que suelen estar en función únicamente del tiempo. Algunos métodos son:

 

  • Regresión Lineal con ajuste estacional

 

Métodos Causales:

 

Los métodos causales si que son mis preferidos. Con los métodos causales se pretende encontrar las variables que inciden en la serie que se desea pronosticar, luego encontrar una función que relacione estas variables de manera efectiva para predecir el fenómeno. Una complicación adicional es que es necesario contar con el pronóstico de las variables independientes, entonces el proceso se vuelve una operación recursiva y a veces en la práctica aparecen situaciones de circulo vicioso: A depende de B, B depende de C, pero parece que C depende de A!!!!  Estos métodos me gustan por que en el fondo, todo en la naturaleza parece tener impreso que toda consecuencia tiene su causa: Causa-Efecto.


Social